United World Project

Workshop

Un emprendimiento para la fraternidad: Nuova Global Foundation

 
19 Novembre 2021   |   Internacional, Consulus, Nuova Global Foundation
 

Un proyecto ambicioso, pero necesario más que nunca que, ayuda a transmitir un mensaje de fraternidad en el mundo empresarial.

Lawrence Chong y Stanislav Lencz: es suficiente leer los dos nombres para darse cuenta que nos encontramos frente a dos mundos opuestos: dos profesionales, de los cuales uno representa la vieja Europa, vieja sí, pero abierta a las novedades, y el otro en cambio representa el nuevo mundo, no tanto el descubierto por Colón, sino el “nuevo” en sentido figurado, cuna de las tecnologías, de las experimentaciones, de las nuevas fronteras.

Lawrence viene de Singapur, Stanislav de Eslovaquia. Ambos trabajan en el campo de la consultoría empresarial, de la alta tecnología, para el análisis, diseño, planificación y realización de los objetivos de un plan de trabajo para cualquier empresa. Ambos se dedican a un amplio proyecto, que transciende las fronteras de sus países, cada uno desde su propia casa, se entiende. Es curioso oírlos hablar de las últimas novedades, se vislumbra la pasión y una gran humildad.

«Para comenzar, es necesario hablar de Consulus, una empresa de consultoría para la innovación, fundada en 2004 en Singapur que se inspira en los valores de la fraternidad» -dice Lawrence, pero aquí tal vez nuestro lector podría comenzar a perderse y entonces pedimos más información: «La empresa nació con una visión bien precisa: servir a nuestros clientes en escucha profunda, en un proceso de co-creación multidisciplinaria inspirada en el desing thinking[i]. Desde muy joven conozco los valores de la fraternidad, de la unidad en la diversidad, del estar juntos como equipo, y he pensado siempre que estos valores podían injertarse también en el mundo de los negocios, así como, entre otras, la Economía de Comunión está lo está demostrando, convirtiéndolos en estrategia, método, proceso, práctica, cultura».

De hecho, algunos valores, suelen estar asociados al mundo económico: inclusión, equipo, potenciación de recursos, pero todo esto está siempre orientado solamente a obtener un mayor beneficio, sin tener en cuenta, muy a menudo, otros tipos de impacto, sobre todo desde el punto de vista humano, social y ambiental.

«La estrategia de Consulus» -continua Stanislav- es la de tomar estos valores, que, de por sí son buenos, y orientarlos al servicio de los que nosotros llamamos “purpose”, que en italiano podríamos decir “propósito más alto”, más allá de la misión y visión de la empresa u organización. Para nosotros, inspirándonos en los principios de la Economía de Comunión, el objetivo es la fraternidad».

Por supuesto, hay que hacer negocios, el lucro necesario para sobrevivir, pero injertado en otra lógica, aquella de la “cultura del dar” que la fundadora de la EdC, Chiara Lubich, ha invocado siempre.

En Consulus trabajan personas de diferente proveniencia social, que viven en varias partes del mundo, portadores de sensibilidades a veces opuestas. El desafío, entontes, es componer la diversidad, salvando las especificidades de cada uno, pero es esta multiplicidad coloreada, vivida en la dinámica de relaciones auténticas, que le permite a cada uno convertirse en la mejor versión de sí mismo. La experiencia de Consulus lo confirma: de esta forma se fomenta la máxima capacidad de innovación, creatividad, productividad, a través de un diálogo continuo, a veces, seguramente difícil, pero nunca imposible. Todo esto permite ir en profundidad, encontrar soluciones inesperadas para un proyecto y asegurar longevidad a cada actividad.

Uno se estos proyectos, que está llegando a su término precisamente es estas semanas, es Nuova Global Foundation, una nueva plataforma que, como dice el sito, es para la unidad y el diálogo inclusivo. «Nuestro nombre “Nueva” está tomado de Città Nuova (Ciudad Nueva), la revista fundada por Chiara Lubich en 1956 que hoy es la expresión de lo que queremos alcanzar: construir nuevas perspectivas, desarrollar una nueva comprensión y respeto recíproco, e inspirar nuevas formas de plasmar un mundo unido a través de los medios de comunicación».

Todo empezó cuando se vio la necesidad de encontrar un agente que ayudara a comprender cómo reforzar, y en ciertos casos, casi crear, la “red” de ediciones y revistas Città Nuova en el mundo, asegurando sostenibilidad e impacto global.

Para crearla, el equipo de Consulus ha leído en los últimos años casi todo lo que Chiara Lubich, la fundadora del Movimiento de los Focolares del cual, Città Nuova es expresión, dijo o escribió con respecto a las revistas y a las casas editoriales.

«Lo interesante es que Lubich ha visto siempre estas realidades como un servicio a la humanidad, para transmitir ideas y proyectos que aporten un beneficio a un mundo tan convulsionado, pero que anhela la fraternidad. Esta radicalidad del diálogo valiente en el mundo de los medios de comunicación es más actual que nunca; hoy todavía más, en cuando la pandemia ha puesto en evidencia cuánto estamos vinculados estrechamente, generando la necesidad de unidad inclusiva en la economía, en la política, en la educación, pero también en el campo de las religiones».

Ya se han puesto en marcha dos proyectos y están trabajando las diferentes redacciones: el proyecto Economía Inclusiva, para medir el estado actual de la inclusión económica en todo el mundo a través del lanzamiento de un sondeo global y entrevistas con líderes y organizaciones para compartir cómo han realizado prácticas inclusivas en sus ambientes locales. El segundo es un proyecto en preparación con la red de Città Nuova presente en África para hacer emerger el continente considerado cuna de la humanidad en su vitalidad y capacidad de encontrar caminos siempre nuevos de desarrollo, para hacer conocer los emprendedores africanos y las influencias que están generando un cambio social a través de emprendimientos y el impacto en sus comunidades.

«El mundo de Città Nuova es internacional, y las diferentes ediciones tienen que estar en red, más interconectadas para estar en grado de hablarle al mundo, capitalizando los esfuerzos, valorizando contenidos y métodos de cada empresa editorial, que en su propia área del mundo es una verdadera empresa cultural».

La gran novedad es que aquí por primera vez las Città Nuova se presentan juntas al público, trabajan juntas con un único proyecto mediático, multicultural, pero unido e impactante.

«Esto porque -continua Stanislav- nuestro desafío es la debilidad, parece extraño, pero es así: generalmente se ve como un fracaso, nosotros pensamos que nuestra debilidad, que a lo mejor es el de ser pequeños, si la vivimos juntos, todos mirando hacia un horizonte bien claro, crea un bien, influye y arrastra a otros y mejora el mundo».

[i] El Design Thinking busca construir soluciones más allá de paradigmas empresariales bajo exigencia de la innovación. Pensar en un producto o servicio acorde a esa filosofía redefine el convencionalismo para hacer negocios ofreciéndole nuevas experiencias de satisfacción a sus consumidores


SHARE: