United World Project

Workshop

Indonesia. Los drones amigos de la agricultura

 
22 octubre 2020   |   Indonesia, Drones agrícolas, EoF
 
Por Maria Gaglione

 #EoF: historias – Esta es la historia de Albertus Gian Dessayes Adriano, ingeniero indonesio, fundador de Beehive Drones, un proyecto de emprendimiento que apunta a mejorar la eficiencia de los recursos naturales en la agricultura, a través de la tecnología de los drones agrícolas.

Publicado en Avvenire el 25/04/2020

«Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase» (Gen 2, 15). Albertus Gian Dessayes Adriano cita el Génesis para darnos la clave de lectura de su trabajo. Albertus  es un ingeniero indonesio de 27 años. «La libertad es el don más grande que recibimos – nos dice. Somos libres de escoger las cosas que queremos hacer. Sin embargo no siempre somos libres de las consecuencias de las acciones que tomamos. El conocimiento de querer custodiar y cuidar mi tierra me llevó en 2018 a ser co-fundador de Beehive Drones». Beehive Drones (literalmente drones de colmena) es un emprendimiento que ofrece servicios basados en la tecnología de drones agrícolas para mejorar la eficiencia en el uso de los recursos naturales. Trabaja sobretodo con los propietarios de grandes plantaciones en Indonesia.

La agricultura industrial se ha extendido en todo el planta, incluyendo el sureste asiático, devora aun ritmo acelerado los bosques y hábitats naturales, para así dejar espacio a la producción, casi indiscriminada, de materia prima agrícola. Los drones para la agricultura representan uno de los enfoques de la llamada precision farming (agricultura de precisión), una estrategia de gestión que propone optimizar el rendimiento agrícola a través de sofisticados instrumentos de monitoreo. Sensores de tierra, equipo de teledetección y sistemas gps permiten evaluar el estado del terreno y adoptar las más efectivas técnicas de cultivación. Actualmente los drones son capaces de garantizar intervenciones sostenibles desde un punto de vista ambiental. Además de realizar un monitoreo de los terrenos en tiempo real, la adquisición de vistas aéreas con precisión permite diagnosticar con exactitud las cuestiones críticas relacionadas a la irrigación, a la variación de las condiciones del suelo y a la difusión de la hierba. Además, la precisión del mecanismo de distribución de fertilizantes y agua permite evitar tratamientos inútiles y reducir los costos.  Los drones también representan una solución interesante para contrastar la deforestación, o al menos limitar los daños. Incluso cuando la deforestación es una cuestión compleja y constituye un fenómeno más veloz que las actividades de salvaguardia, una tecnología como la de los drones permite controlar el terreno y encontrar la zona perfecta para alojar nuevos árboles puede ayudar a los nuevos procesos de plantación.

Actualmente Beehive Drones es una sociedad que provee sistemas de drones, sensores IoT (Internet of Things – Internet de las cosas – una expresión utilizada para describir la extensión de la conexión a Internet a diversas tipologías de objetos)  y sistemas de monitoreo. La teconología propuesta y utilizada ha llevado al equipo a estar entre los finalistas mundiales de la Imagine Cup 2018, una competencia tecnológica internacional de Microsoft, ideada para concretizar propuestas tecnológicas innovativas. Una satisfacción importante para Albertus, pero lo que junto a su equipo los llena aún más de alegría es sobretodo el involucrar a clientes en este nuevo enfoque innovativo y sostenible en el sector agrícola. «Creemos que en un mundo cada vez más competitivo y en rápida evolución, la eficiencia y la sostenibilidad son aspectos cruciales. Las empresas agrícolas más grandes han intuido rápidamente el valor agregado derivado de la aplicación de las nuevas tecnologías a un sector tradicional, como lo es el agrícola. Los esfuerzos para un uso sostenible de los recursos naturales son una inversión que trae beneficios económicos a mediano plazo. Un enfoque más innovativo y con menos impacto ambiental puede ser muy rentable. A estas empresas les ofrecemos un sistema (de drones e IoT)  personalizado, que se adapta a las características de las empresas y responden a los múltiples retos y exigencias. Con este modelo de negocio mantener nuestros costos bajos y a sostener bien la empresa». Pero no esto no es suficiente. Beehive Drones trabaja también con las pequeñas comunidades de agricultores en las islas indonesias.

«Nuestro objetivo es ayudar al mayor número de comunidades. Hoy esto es posible gracias a las donaciones de personas generosas. Pero sabemos que el esfuerzo inicial pronto podrá mostrar el potencial y las ventajas de los drones también a las comunidades locales». Por lo tanto, la tecnología orientada al uso sostenible de los recursos naturales y, en general, a la protección de los bienes comunes y la resolución de los problemas concretos de las personas se convierte en un aliado precioso de una nueva economía que quiere promover la vida y cuidar el hogar común.

Antes de decir adiós, Albertus nos pregunta sobre la emergencia de salud en Italia y nos dice que sus ingenieros están trabajando en este período en la producción de «cámaras inteligentes de esterilización» diseñadas para entregar desinfectante a los trabajadores de la salud de manera eficiente, junto con un aplicación y un sistema de base de datos para mantener el inventario de productos de salud bajo control.  La iniciativa nació para ayudar a algunos hospitales locales en Indonesia que se encontraban en grandes dificultades en muchos frentes tras la emergencia de COVID-19. «¡Extraordinario!» – respondimos. «Solo hicimos nuestra pequeña parte«, responde Albertus. Pequeño o grande, no importa. El tiempo que vivimos y, sobre todo, el futuro que nos espera necesita esta riqueza de artesanía, inteligencia y sensibilidad.

Fuente:

SHARE: