United World Project

Workshop

Chile, el desierto como fuente de energía limpia

 
25 junio 2021   |   Chile, Energías renovables, Città Nuova
 
Imagen de grebmot en Pixabay
De Alberto Barlocci

Hay varias plantas de energía solar en funcionamiento o en proceso de desarrollo en Chile, ubicadas en el desierto de Atacama, el más árido del mundo. Una experiencia que enseña a mirar el desarrollo de un territorio de otra forma.

La idea de desarrollo económico, entre otras muchas cosas, supone también la posibilidad de transformar las debilidades de un territorio en fortalezas. Esto depende muy a menudo de nuestra capacidad de observar una realidad de tal modo que transforme las desventajas en fuente de riqueza. Entonces depende mucho de cómo «miremos» un territorio.

Además de las riquezas minerales -que son notables-, ¿qué más podría ofrecer al desarrollo el desierto de Atacama que ocupa gran parte del norte de Chile? Estamos en la región más árida del mundo: una extensa superficie prácticamente habitada sólo en la costa. Impermeable por dentro, atravesado por cadenas montañosas baldías, que luego se convierten en las ramificaciones de los Andes. Es en gran parte estéril para la agricultura y se encuentra en peligrosa expansión dada la escasez de lluvias en las regiones septentrionales chilenas. Pero esta es solo una forma de ver las cosas. Las altas temperaturas que se alcanzan durante el día y la intensa radiación solar pueden ser transformadas en recursos. El desierto visto como fuente de energía representa una nueva frontera de vanguardia en el país.

Esto es lo que han entendido los constructores de plantas solares, que se están multiplicando con un aumento beneficioso de energía renovable, a tal punto que, en determinadas épocas del año, ésta tiene un costo prácticamente nulo. La última de estas creaciones se inauguró hace apenas una semana. Es una de las plantas termo solares más grandes construidas, ubicada en la localidad del Cerro Dominador, en la región de Antogafasta, en medio del desierto.

La nueva planta, la más grande de su tipo en América Latina, utiliza el sistema mixto de paneles fotovoltaicos repartidos en un área de mil hectáreas, que reflejan la luz y el calor sobre una enorme columna de 250 metros de altura que contiene un depósito de agua que, a su vez, produce vapor que pone en movimiento una turbina. La capacidad es de 210 megavatios. Se estima que a máxima potencia la planta pueda abastecer constantemente a 382 mil hogares constantemente. Esto evita la emisión de 630 mil toneladas anuales de CO2, equivalentes a los gases de escape de 135 autos en un año. La inversión ha sido de 1.300 millones de dólares y generó 1.500 lugares de trabajo para la construcción de 80 edificios y la gestión de la planta.

El proyecto se enmarca dentro del plan de reducción de emisiones de carbono frente a las necesidades energéticas nacionales, plan que, al hacer un uso extensivo de la energía eólica, geotérmica y solar, ha multiplicado por diez su potencial en los últimos seis años. La capacidad actual de energía solar es de unos 2.700 megavatios, capaz de cubrir alrededor del 11% de la demanda energética diaria del país. El “salto” realizado hacia las energías renovables se basa en el esfuerzo de unas 200 plantas repartidas por todo el territorio, desde las eólicas, que continúan a crecer, hasta las hidroeléctricas y las geotérmicas. Las plantas solares son 31, muchas de ellas en funcionamiento y otras que están terminando la fase de desarrollo.

En general, las fuentes renovables alternativas en Chile cubren actualmente el 23% de la demanda de energía, produciendo más de 5.800 megavatios. Por tanto, se ha superado el objetivo inicial de llegar al 2025 cubriendo, con energías renovables no convencionales, el 20% de las necesidades energéticas. El plan energético actualmente en pleno desarrollo apunta al objetivo de obtener el 70% de la energía necesaria proveniente de fuentes limpias en el 2050, pero la prospectiva es que para aquella fecha el 100% de la energía utilizada provenga de fuentes alternativas. No sólo, sino que Chile podría transformarse en exportador de energía producida en fuentes renovables.

Fuente:

SHARE: